http://guadarramanoticias.com/not/1106/el_programa_de_formacion_de_mediadores_cumple_su_cuarta_edicion_/

Trabajar por la paz y por la convivencia en las aulas es uno de los objetivos que se persiguen desde el Servicio de Juventud, SEJUVE, y el Gabinete Psicopedagógico Municipal. Para ello, cada año trabajan en el proyecto de crear nuevas promociones de mediadores, como las que ahora han conseguido su carnet, para la resolución de conflictos. El objetivo es que los cincuenta escolares participantes aprendan las técnicas necesarias para ayudar a sus compañeros a resolver los diferentes problemas que se produzcan en los centros educativos.
Guadarrama es una de las poblaciones pioneras en la Sierra en el desarrollo de un proyecto educativo y formativo de mediación escolar. Una iniciativa que comenzó en el curso 2008/2009 en alguno de los centros educativos y que se ha extendido ya a todos los colegios de Primaria de la localidad, consiguiendo difundir entre la comunidad educativa una forma de actuar encaminada a la convivencia pacífica en las aulas, a través de la adecuada gestión de los conflictos.
Alumnos del Sierra de Guadarrama, Villa de Guadarrama, La Inmaculada y Gredos San Diego han participado en los cursos de formación como mediadores diseñados por el Servicio de Juventud y el Gabinete Psicopedagógico del Ayuntamiento de Guadarrama, que han contado además con la participación de alumnos del título de Especialista en Mediación de la Universidad Complutense de Madrid.
La estrategia ha sido preparar a alumnos y alumnas de quinto de primaria para que cuando pasen a sexto de Primaria, y a segundo de la ESO en el caso de uno de los grupos del colegio Gredos San Diego, actúen como mediadores en las controversias que puedan darse entre sus compañeros y compañeras.
Un mediador es un facilitador, un tercero que intenta conseguir que las partes implicadas en una disputa lleguen a un acuerdo válido y acordado por ellos. Se trata por tanto de un proyecto de ayuda entre iguales, en el cual la acción, la toma de decisiones y la intervención se centra en el propio alumnado, de modo que la implicación directa de los alumnos en la resolución de los conflictos, favorece la participación en la vida escolar de los colegios. El mediador les ayuda a conseguir los acuerdos facilitando que las partes se comuniquen pero sin intervenir en la toma de decisiones.
El objetivo último es promover la resolución de los problemas entre iguales de forma no violenta, reforzando la Educación en Valores como base de dicha convivencia en los Centros.
Un proyecto que ayuda a resolver conflictos pero que fundamentalmente ayuda a los más pequeños a entender la convivencia, a cambiar su mentalidad y a utilizar nuevas fórmulas para conseguir resolver sus problemas, facilitar que otros lo hagan e implementar instrumentos que favorezcan la paz en las aulas y más tarde que puedan también ser usados en su vida diaria.
Una filosofía de vida en la que se trabaja desde el Servicio de Juventud y el Gabinete Psicopedagógico Municipal para que los alumnos hagan extensiva y constituya la base de sociedades futuras que puedan mejorar las fórmulas para resolver sus conflictos y que es valorada muy positivamente por los responsables de los centros educativos.

Anuncios